¿No podés dejar de pensar en tus fracasos, en todo lo malo que has hecho mal o en que está mal en tu vida? La solución puede estar tan cerca como tu parque o bosque más cercano.

En un estudio que los investigadores esperan tendrá un efecto a largo plazo en la manera en que las ciudades son planificadas y diseñadas, los científicos de la Universidad de Stanford han encontrado que caminar en la naturaleza puede reducir la tendencia de la gente hacia la rumiación, el ciclo constante de pensamientos negativos en su mente. Eso no ocurre durante las caminatas en un entorno urbano.

Foto: Alexander OTAROLA 09/12/08. San Jose, Avenida Central. Compras navide–as
Foto: Alexander OTAROLA 09/12/08. San Jose, Avenida Central. Compras navide–ñas Periódico Al Día

El autor principal, Gregory Bratman, un estudiante de postgrado de la Universidad de Stanford, le dijo a los periodistas de la Universidad:

Este hallazgo es emocionante pues demuestra el impacto de experimentar la naturaleza en un aspecto de la regulación emocional – algo que puede ayudar a explicar cómo la naturaleza nos hace sentir mejor.

El estudio se une a un número creciente de investigaciones que demuestran que el pasar el tiempo en áreas naturales puede llevar a beneficios psicológicos.

imagesO0CC1OP0

Los hallazgos son importantes en un mundo que cada vez se ve más urbanizado. Más de la mitad de la población mundial vive ahora dentro o cerca de una ciudad y los expertos estiman que para el año 2050, siete de cada 10 personas alrededor del mundo serán residentes urbanos. Con este florecimiento de la urbanización ha llegado un aumento en las depresiones y problemas de salud mental – mayores desórdenes del comportamiento y ansiedad y una mayor incidencia de esquizofrenia en aquellos residentes de la ciudad- y algunos científicos creen que nuestro alejamiento de la naturaleza es en parte responsable.

Para comprobar su hipótesis acerca de los beneficios de la naturaleza, los investigadores de Stanford le pidieron a los participantes que hicieran una caminata de 90 minutos dentro de un parque con amplios pastizales y densas arboledas de robles o a lo largo de bulliciosas autopistas de múltiples carriles.

A continuación, se les practicaron escaneos cerebrales de la corteza prefrontal subgenual, la zona del cerebro donde se da la rumiación.

2187773984-1024x614_c

¿Los resultados?

Un marcado descenso en la actividad en las personas a las que se les asignó la caminata en la naturaleza.

El estudio toma como base una investigación anterior realizada por Bratman y otros investigadores que estudiaron los efectos de la naturaleza en el estado de ánimo y la cognición. En esa investigación, los participantes que tomaron la caminata en la naturaleza mostraron una considerable disminución de la ansiedad, rumiación y el afecto negativo (emociones negativas y una pobre autoestima), y un aumento en el afecto positivo en comparación con aquellos que tomaron la caminata urbana.

El pasar el tiempo en un ambiente natural también parece haber mejorado algunas zonas de la memoria operativa, aún cuando los investigadores sugieren se deben realizar más estudios en esta área.

En el anterior estudio, Bratman cita otras investigaciones que indican que el efecto del tiempo compartido en la naturaleza puede de hecho ser mayor a lo largo que la gente envejece.

Los investigadores esperan que sus hallazgos orienten a los planificadores urbanos a tomar en cuenta las cantidades y tipos de vegetación, proximidad a fuentes de agua, cantidad de sonidos naturales, y la topografía cuando se diseñen ciudades en el futuro, no solamente para beneficios como la purificación del agua y la captura de carbono, si no la salud mental de todos.

asp_int_visualnav_camping

Traducido de: http://www.smore4u.com/hiking/benefits-of-hiking-less-anxiety-and-better-memory-study/

 

Deja una Respuesta